¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

viernes, 26 de octubre de 2012

Cuando el tiempo vuelva... (Cartas a mi primer amor)


Nunca me aferré al pasado
tan solo me inventé otro tiempo
para poder amarte,
un tiempo lejano y trastocado.

Tampoco imaginé recuerdos
solo decidí vivir dando un paso al lado
y aunque habité mil espacios
con un tiempo impostor,
en todos mis retocados recuerdos
siempre te amé en presente
y hasta más de un sueño se hizo cómplice
para poder sentir tu piel.

Una larga poesía dio cuenta
de esta adulteración del lapso,
siempre pensé que el segundo vigente
me iba a castigar con la gran desilusión
de vivir sin realmente haberte amado,
pero cuando favorecido por la indulgencia del tiempo
y ya pude coincidir con tu sonrisa,
a escasos milímetros de tus labios
el revés del indisoluble espacio-tiempo
me dejó a miles de kilómetros
de mi primer amor,
como si se cobrara su revancha inexorable.
Una vez más vez algo de este universo se interpone
entre tu aire y el mío.

Esta vez ya no me sorprende desprevenido,
soy un viajero errante que persigue estrellas fugaces
y me he pasado más de diez años
cruzando algunos mares.

Pío Zelaya.
Jaén, Agosto de 2012